Fortificación Con Micronutrientes

Pese a que en los últimos 50 años el nivel nutricional ha ido mejorando, han surgido nuevos problemas relacionados con la nutrición. Mientras que la desnutrición continúa existiendo en los países en desarrollo, en los países desarrollados aumentan las tasas de obesidad provocando un incremento de las enfermedades crónicas en todo el mundo.

Las deficiencias de micro-nutrientes afectan a un tercio de la población mundial incluso en países desarrollados, mientras que 1.600 millones de personas sufren sobrepeso, de los cuales 400 millones son obesos. Las carencias más comunes en todo el mundo respecto a micronutrientes son las debidas a falta de: hierro (necesario para el desarrollo físico y psíquico y el rendimiento físico), yodo (fundamental para el desarrollo cognitivo), vitamina A (precisa para la vista y para evitar la inmunodeficiencia) y zinc (imprescindible para el crecimiento y el desarrollo del sistema inmunitario).

La carencia de micronutrientes conlleva diversos efectos adversos a la salud humana, incluso tratándose de niveles moderados. Asegurar el consumo de una alimentación equilibrada está lejos de ser posible a escala mundial y la administración de suplementos a base de vitaminas, en forma de tabletas o inyectables, son una respuesta a corto plazo.

El enriquecimiento en micronutrientes de alimentos y bebidas ofrece la solución más eficiente a medio y largo plazo, para ser suministrados a un gran número de personas sin exigir un cambio significativo en sus hábitos de consumo.