Por Véronique Cremades-Mathis, directora global de envases sostenibles. 

Los mayores desafíos de nuestro mundo rara vez se resuelven con una solución única o lineal. El problema urgente de la contaminación plástica es un ejemplo de ello.

Un estudio reciente demuestra la gravedad de este desafío. Investigadores de Pew Charitable Trusts y SYSTEMIQ, una compañía enfocada en la transformación de sistemas, encontraron que, sin acción, el flujo anual de plástico en nuestros océanos casi se triplicará para el 2040. Aproximadamente 29 millones de toneladas métricas llegarían a estas aguas, el equivalente a 50 kilogramos de plástico en cada metro de costa en todo el mundo.

Sin embargo, el mismo informe ofrece motivos de esperanza. Si las empresas y los gobiernos ponen en funcionamiento las herramientas que ya están disponibles, la tasa de contaminación podría reducirse en un 80%. Pero para lograr ese objetivo, tendremos que reinventar los envases y repensar los sistemas de reciclaje en todo el mundo.

El enfoque de Nestlé en 3 pilares hace precisamente eso. Estamos ayudando a resolver este problema medioambiental: primero, utilizando materiales nuevos y reciclables para los envases; segundo, invirtiendo en infraestructura de gestión de residuos; y tercero, trabajando con los consumidores, los clientes y la sociedad en general para fomentar un comportamiento responsable.
Entendemos el papel único que nuestra empresa puede desempeñar para impulsar un cambio positivo. También reconocemos que entregamos más de mil millones de productos al día, atendiendo a consumidores de todo el mundo, muchos de los cuales dependen de nosotros para tener sus alimentos y bebidas. Sabemos que la forma en que respondemos a las necesidades ambientales urgentes del mundo no se trata solo de hacer lo correcto, sino también de la confianza.

Materiales alternativos pioneros

Nestlé se da cuenta de que la gestión de residuos debe comenzar en la fuente: nuestros envases. En nuestro Instituto Nestlé de Ciencias del Packaging, la primera institución de este tipo en la industria alimentaria, 50 investigadores pasan sus días desarrollando nuevos envases más ecológicos. Consideran todos los aspectos del envase (material, tamaño, forma, grosor y más) para encontrar formas de limitar el uso de plástico. Lanzado en 2019, los esfuerzos del instituto están dando sus frutos. Ya hemos lanzado envases de papel 100% reciclables para varios productos: Smarties Sharing Block, pouch Nesquik y Yes! Barras de snack.

smarties

Lo más importante para nuestros investigadores es la seguridad alimentaria, en la que el envasado juega un papel fundamental. De hecho, el uso de plástico es a veces la mejor manera de mantener los alimentos seguros y económicos para los consumidores, lo que es de particular importancia en las comunidades vulnerables y desatendidas.

Estamos comprometidos a utilizar plásticos reciclados, en lugar de plástico nuevo "virgen", y nos aseguramos de que los consumidores puedan reciclar nuestros envases.
En la actualidad, aproximadamente el 87% de nuestro embalaje es reciclable o reutilizable; para 2025, todo lo será. Nos hemos comprometido a reducir nuestro uso de plásticos vírgenes en un tercio para el 2025, utilizando nuevos materiales de empaque, nuevos modos de entrega de productos y plásticos reciclados. Tomar todas estas acciones colectivamente significa que también reduciremos nuestras emisiones de carbono.

Dar forma a un futuro sin residuos

Aunque el enfoque dediseño de envases reciclables será de gran utilidad, los sistemas de gestión de residuos en todo el mundo deben estar equipados para manejar las crecientes necesidades alimentarias y nutricionales del mundo. Nestlé está realizando importantes inversiones en sistemas de reciclaje para que podamos cumplir con nuestros ambiciosos objetivos, pero también para que las comunidades de todo el mundo estén posicionadas para ser parte de la solución. Nuestro trabajo con Project STOP y el Closed Loop Leadership Fund son dos de esos ejemplos.

ocean

Hoy en día, obtener plásticos reciclados de grado alimenticio es mucho más caro que obtener plásticos vírgenes. Es por eso que estamos invirtiendo más de 1.500 millones de francos suizos para obtener 2 millones de toneladas métricas de plásticos reciclados de calidad alimentaria durante los próximos cinco años. Después de esta inversión inicial, podremos utilizar este material para las generaciones venideras, ya que se recicla y se reutiliza una y otra vez.

Impulsar un nuevo comportamiento

Además, Nestlé está interactuando con los consumidores, los comercios minoristas y las comunidades para estimular nuevos comportamientos. A través de asociaciones y nuevos programas, nuestro objetivo es ayudar a que el reciclaje sea un proceso fácil y sin problemas.

purina

Recientemente, presentamos una nueva aplicación en Italia, por ejemplo, que permite a los consumidores escanear el código de barras de un artículo para saber cómo y dónde reciclarlo. También hemos introducido programas piloto en Chile, Suiza y Francia que ofrecen una nueva experiencia de compra para las marcas de Nestlé a través de soluciones de envases recargables y reutilizables.

Soluciones de escala

Reconocemos que una estrategia global para resolver el problema urgente de la contaminación de los envases se ha fragmentado y, en ocasiones, es difícil de alcanzar. Pero al igual que con otros imperativos ambientales, debemos acelerar nuestros esfuerzos para encontrar soluciones. Debemos actuar ahora, y debemos mejorar e invertir en el camino. Con el enfoque de los 3 pilares de Nestlé, estamos dando pasos claros para lograr nuestra visión de que ninguno de nuestros envases termine en basurales, ríos o el océano.
Sabemos que tenemos más trabajo por hacer y estamos ansiosos por ayudar a impulsar el cambio necesario. En el camino, compartiremos nuestros éxitos mientras aprendemos de los demás. Estamos comprometidos a poner nuestro tamaño y escala a trabajar para reducir el desperdicio de envases hoy y para las generaciones venideras.