Creamos productos ricos y saludables

La primera responsabilidad social de Nestlé es ofrecer productos seguros, sabrosos y nutricionalmente equilibrados que respondan a las necesidades de los consumidores.

Hoy en día, Nestlé tiene desarrollados sistemas de control de calidad que garantizan la seguridad de los productos que pone en el mercado. Pero más allá de sus beneficios para la salud, las características sensoriales de los alimentos determinan las preferencias del consumidor. El aspecto, el olor, sabor y textura de lo que comemos son fundamentales para nuestra elección. Partiendo de esta realidad, Nestlé puso en marcha en 2004 una innovadora estrategia para la optimización constante de sus productos, integrada por un conjunto de herramientas de evaluación, que tiene como objetivo poner en el mercado productos de demostrada superioridad, tanto organoléptica (sabor, textura, aroma y color) como nutricional.

Otro de los principios corporativos de Nestlé se basa en un esfuerzo continuo para reducir la cantidad de aquellos componentes cuyo consumo excesivo pueda considerarse perjudicial, a largo plazo, para la salud. En este sentido, cabe destacar que en los últimos años hemos reducido el azúcar, los ácidos grasos trans y la sal de nuestros productos, en todo el mundo. En definitiva, conjugar nutrición y sabor constituye una receta ganadora.

Si quieres conocer todos estos productos saludables de Nestlé, visita nuestra sección de Marcas.